miércoles, 19 de julio de 2017

Bluescreen - Dan Wells - Reseña

La facilidad del presente radica en la función de los avances tecnológicos. Sin embargo, todos nos imaginamos cómo sería la vida en… el 2050, por ejemplo, y esta novela es un ejemplo de ello. 
Marisa Carneseca (con un apellido salido de una novela del viejo oeste) es una audaz adolescente con raíces latinas que vive en El Mirador, una parte de la ciudad de Los Ángeles en el año 2050. En este futuro, las personan tienen implantes cerebrales llamados djinnis que los conectan a la Net y básicamente apoyan TODAS sus actividades, una versión muchísimo más avanzada que los teléfonos inteligentes del presente. 
La velocidad en la que suceden las cosas en esta historia es impresionante, los clics son parpadeos y las relaciones sociales son prácticamente automáticas. El concepto de la Net como el Internet sigue siendo el mismo, siempre hay una nueva forma de sorprender y el entretenimiento es indudable. Los videojuegos se pueden jugar estando inconsciente y usar los dedos para escribir mensajes de texto es cosa del pasado. Claro que para los habitantes de ese futuro, todas esas cosas son lo más normal del mundo. 
Pero no por tratarse de un tiempo cómodamente tecnológico significa que los problemas vayan a desaparecer. Estar conectado todo el tiempo a la Net también podría tener sus desventajas. Como dije: siempre hay una nueva forma de sorprender. Que el principal dispositivo de esta historia se encuentre instalado en el cerebro de todos no deja el alcance del peligro sin serias consideraciones. Y no creo que la presencia de autos de conducción automática o entregas a domicilio súper rápidas (entre muchas otras cosas) lo valgan. Blog Lectores Nocturnos 
En medio de los casi desinteresados días de Marisa y su notable experiencia en los usos de djinnis y la Net, el conflicto es justo lo que necesitaba para complementar la emoción en su vida. Además de los problemas sociales ya existentes en esta ficción, Marisa está por descubrir un malévolo plan sin origen visible que tiene potencial para hacer que su contexto (su vecindario, sus amigos, su familia y su propio futuro) corra peligro. La aparición de una droga virtual llamada Bluescreen atrae su atención desde el primer momento, aunque no como consumidora, sino como buena conocedora de la tecnología y sus capacidades (o riesgos). 
Soy fan de Dan Wells. Su distopía Partials es una de las más apreciadas en mi librero y John Cleaver es un personaje con una mente completamente peculiar. Naturalmente, cuando me enteré de esta nueva trilogía, no pude evitar sentir interés. Que un libro lleve el nombre de una droga sin duda direcciona la trama. 
Aquí Wells crea una realidad propia de un futuro posible y agrega una protagonista de mente ágil, aunque no libre de frustraciones. Marisa es sin duda el centro de la novela, cada capítulo la involucra a ella y su liderazgo tecnológico consigue precisamente lo deseado: interesar al lector. Aunque, claro, me habría gustado que algún otro personaje resultara casi tan importante para encontrar más opciones de conexión con los lectores. Todos los personajes secundarios (Anja, Sarah, Bao, etc.) dan a conocer sus detalles, pero no sobresalen lo necesario para robar el enfoque, incluso cuando se lo merecen. Marisa y Bluescreen son los nombres que ganan la batalla, así que inician una en la que solo el equipo más astuto tiene posibilidades. Blog Lectores Nocturnos 
Los Ángeles en el 2050 muestra algunas de las ideas más convincentes del futuro, pero también algunas de las ironías más curiosas sobre el presente. 
¿Y cómo no apreciar el detalle de las constantes expresiones originalmente escritas en español porque la familia de Marisa es de origen mexicano? Y hablando de eso, tampoco puedo pasar por alto los varios clichés sobre ese mismo tema que aparecen a lo largo de la historia, que no diré porque odio los spoilers y, además, cualquiera que llegue a leer este libro se dará cuenta de ellos de inmediato. 

Bluescreen aparece para sacudir la estabilidad de un futuro que sorprende por su realidad. Marisa es una buena protagonista, aunque hasta ahora la narración que la presenta no se preocupa en absoluto por dar un nivel emocional a la historia, sino solo en convertirla en una casi trepidante secuencia de acción. 
El color azul no solo cubre el título, sino también la atmósfera del argumento. La ciencia ficción en este libro es tan original como genuina, los diálogos la empujan hacia adelante y sus momentos cumbre la hacen sentir como una introducción lo suficientemente buena para continuar interesados. Esperando, claro, que los siguientes dos títulos de la trilogía cuenten todos los detalles que despiertan curiosidad y hagan honor al potencial de esta primera parte. 
Play crazy. 

Calificación:

La frase: 
–Porque quisiera confiar en alguien –dijo finalmente–. Mira a tu alrededor. ¿Conoces a alguien de todas estas personas? ¿Ellos nos conocen a nosotros? ¿Crees que les importamos? La mayoría de ellos están demasiado concentrados en sus djinnis; sus mentes están a medio mundo de distancia en este momento. Estamos en medio de una enorme multitud y, aun así, estamos alejados de absolutamente todos excepto nuestros amigos más cercanos y nuestras autoridades más estrictas

Bluescreen, Dan Wells. 456 p. VRYA, 2017

Similar a: 

¡Hasta la próxima!

viernes, 30 de junio de 2017

Las NOTAS de Junio/17

Nos encontramos exactamente a la mitad del año y llegó el momento de despedir Junio. Un mes lleno de imágenes, comentarios y orgullo, así que aquí tienen las NOTAS de Junio/17. Las referencias, claro, no carecen de inspiración. 

(clic para agrandar)

¿Listos para los seis meses que siguen?

¡Hasta la próxima!

lunes, 19 de junio de 2017

Escape del Asylum - Madeleine Roux - Reseña

Aferrarse a la cordura podría parecer algo complicado en ocasiones. Los momentos influyen en la mente de tal forma que a veces se pierde el control, cambiando nuestra relación con el mundo. 
Ricky Desmond, un joven al que consideran diferente en tiempos poco tolerantes, ha vivido momentos difíciles. La falta de su padre, la inestable relación con su madre y la terrible presencia de su padrastro han sacudido su vida casi en cadena, desvaneciendo en gran medida el concepto de familia más común. Su carácter se vuelve tan inestable que después de un mal momento deciden internarlo en otro sitio para ayudarlo (el tercero ya), pero este es muy diferente a los demás. Su ingreso en el hospital psiquiátrico de Brookline significa más de lo que él cree. Y sus días en aquel horrible lugar apenas comienzan. Blog Lectores Nocturnos 
Rodeado de gente con problemas mentales (algunos más serios que otros, y otros más simplemente falsos), Ricky comienza los rutinarios días bajo la supervisión del director Crawford, el inquietante doctor a cargo del lugar. 
El protagonista, con una mente tan común como es posible, descubre de a poco los muchos detalles del hospital. Desde los pasados de los pacientes hasta la actitud de los cuidadores. 
Es interesante tener un libro que explique parte del pasado de Brookline dentro de la saga Asylum, pues cuando el primer título apareció, los personajes y la época eran otros. Esta precuela de la historia de Dan y compañía ofrece muchos detalles sobre las menciones y temores que aparecen a lo largo de la saga. Ricky y sus compañeros pacientes también viven momentos muy difíciles, especialmente considerando que se encuentran en medio del horror central sucedido en Brookline. 
La historia retrata de forma emocionalmente realista el desarrollo de los personajes, pero no hay duda que continuamente cae en los clichés del subgénero. El aura antigua que antes ya habían otorgado las varias fotografías incluidas en las ediciones ahora cobra vida, aunque también deja claro que el pasado siempre existe. Blog Lectores Nocturnos 
Si en Asylum el temor y suspense parecían algo circunstancial y con una posible explicación lógica, en esta historia previa las imágenes dejan menos a la duda. Es difícil no creerle a un personaje que hace todo lo posible para demostrar que es una persona normal, aunque con sus propios demonios. Las repentinas sorpresas que hacen dar saltos y susurros a lo largo de los capítulos se adhieren perfectamente a la construcción del sentimiento oscuro e indignante de la novela. No saber en quién confiar o si existe salvación alguna construyen exactamente el ambiente que cabría esperarse de un escenario como este. 
En ocasiones aparece la sensación de que la autora ya ha usado mucho el mismo contexto, similar a las historias en el cine que tienen demasiadas secuelas, pero sin duda existen detalles interesantes. Es curioso también cómo el libro demuestra que las lecturas tienen la capacidad de influenciar en los sentimientos del lector en general, pues puede llegar incluso a transferir la desesperación e impotencia depresiva que vive el protagonista. 
No hay duda de que Ricky y sus compañeros de Brookline soportan momentos y verdades terribles (que para aquellos que hayan visto o leído historias sobre hospitales psiquiátricos de antaño no costará mucho imaginar), pero también demuestran que siempre existe fuerza para luchar. Blog Lectores Nocturnos 
A pesar de que la historia sucede en el siglo anterior, tan diferente en detalles al presente, también queda muy claro el mensaje de diversidad la justicia que esta se merece en todos los contextos. Hablar de salud mental en esta historia es algo común, no obstante llega a resultar bastante complicado ser capaz de expresar una opinión correcta. El libro no especializa su trama en detalles sobre la cordura, como muchos podrían creer, sino en la experiencia tan desconocida sobre el tema que cualquier persona común podría tener.

Escape del Asylum refleja todo el genuino sentimiento de una historia que desea explicar todos los detalles posibles. Sus personajes tienen la mala suerte de vivir en la época equivocada, pero no carecen de la fuerza para luchar por lo que más valor representa: su mente. 
Contiene una interesante e imprescindible reflexión sobre la verdad propia, cómo aceptarla y luchar por ella. Se acerca más a la explicación de qué es la verdadera locura y qué es solo falta de compresión.

Calificación:

La frase: 
–¿Por qué estamos aquí abajo? 
–Los casos perdidos –dijo el director con tono triste, y suspiró–. Los incurables. Los mantenemos aquí. Quería mostrarle aquello en lo que todos podemos convertirnos, para que nunca le suceda. La medicina no puede ayudarlos, no todavía, y la espera debe ser espantosa. Esa es la razón por la que me dedico a esto, por la que todos hacemos lo que hacemos aquí en Brookline. Es el motivo por el que trabajamos tan duro, por el que tenemos tantas reglas, tantas normas que debemos obedecer. 

Escape del Asylum, Madeleine Roux. 352 p. VRYA, 2017 

Similar a: 

¡Hasta la próxima!

miércoles, 31 de mayo de 2017

Las NOTAS de Mayo/17

Adiós Mayo, pero hola a sus NOTAS. Nos despedimos del quinto mes del 2017, tan lleno de títulos y días festivos. Estas son notas, que como buenos lectores y navegantes seguramente reconocerán.

(clic para agrandar)

¿Ustedes también comparten las referencias del mes?  

¡Hasta la próxima!